Heybon

.

.

De verano a otoño.
Escrito por      24.03.2021     Estilismo    0 Comentarios
De verano a otoño.

Marzo y Abril son meses confusos donde vamos recibiendo pistas para ir acostumbrándonos al OTOÑO, no solo en cuanto al clima si no en cuestión de estilo y tendencias. Las prendas de otoño se destacan por no ser necesariamente abrigadas como las de invierno, quienes suelen tener la artillería pesada, sino más bien un resguardo para cuando el frío se presenta y uno ya no puede quedarse tan descubierto como lo venía estando.

La clave del éxito a la hora de reinventarse un poco y pasar de una temporada a otra es la CURIOSIDAD, permitirse experimentar ligeramente con las prendas, por más sencillas que estas puedan ser, siempre se encontrará una nueva forma de combinarlas.

Te presentamos estos tips para que puedas transicionar tu guardarropa como un pro

1)     No descartes de tus opciones la ropa de verano, podemos seguir disfrutándolas aún en otoño… Con tops, musculosas, vestidos cortos, faldas, shorts, bermudas, tanto en telas frescas, como en colores brillantes, podés lograr looks muy acertados. Piensa que un recurso indispensable para los climas inestables y el frío en general son las capas. Podes ingresar mangas largas debajo de tus remeras, incluir medias a la pantorrilla, medias de cancán, buzos debajo de vestidos o sobre shorts/bermudas.
Estas variaciones hacen que tu conjunto se vea más interesante y te permiten ser funcional en cuanto a la temperatura, ya que en un mismo día experimentamos diferentes temperaturas, de esta forma podés sentirte más abrigada y en caso de tener calor te quitas una prenda y fin.
Las camperas de jean denim y las camisas son ideales para lograr este tipo de conjuntos.


2)     Retomando la idea de seleccionar prendas de temporadas pasadas, ubica en tu placar las que más usaste el otoño anterior, también las que usaste menos. A las primeras ya las conoces y sabes cómo usarlas, a las segundas las tienes un poco abandonadas... podes re-conocerlas combinando ambas categorías de prendas con el tip1, logrando conjuntos actualizados, dándoles una nueva cara a lo mismo de siempre que te permitan darles una nueva cara a lo mismo de siempre.
Confía en los clásicos y lo que sabes que te queda bien, pero súmales una vuelta de rosca y estilo, esto se basa en experimentar, medirte y probar combinaciones con las prendas que ya tienes y también con las prendas que vayas adquiriendo.


3)    ¡No temas a los colores! Por mucho tiempo se ha dispuesto que en otoño/invierno se debe mantener una paleta sobria y en primavera/verano podemos jugar con los tonos vibrantes. Pues ya no. Podemos ver cada vez más en las prendas de invierno colores intensos y llamativos, como el fucsia, celeste, verde esmeralda, naranja. Estos pueden emplearse dentro de estampas, looks monocromáticos o combinados con colores neutros para lograr un foco de atención en el color vibrante.
Extra: si no te animas con una prenda completa podés optar por accesorios protagonistas

4)     Por otro lado, si te sentís más clásico los tonos neutros como el blanco, beige, gris, azul marino, café, verde musgo y negro siempre se verán bien y servirán para lograr un look completo por si solos o para acompañar los tonos de color entretenidos. Algunos ejemplos más clásicos de estos pueden ser tonos como amarillo, mostaza, lila u rojo.
Un conjunto all-black o all-denim siempre va ser atemporal y te hará lucir bien.


5)     Sumergite en los clásicos infalibles, si tenes intenciones de innovar con todo lo dicho anteriormente y sentís que puede ser DEMASIADO, tranquilo... De a poco podés ir incorporando los recursos de capas, colores u estampas en tu vestuario sin que se sienta excesivo. Podes tomar como base un conjunto que te quede bien, te haga sentir cómodo y a partir de allí las posibilidades son infinitas:

-          sumar una prenda superior más

-          cambiar las zapatillas por zapatos o viceversa

-          cambiar el color de las zapatillas o zapatos

-          incorporar accesorios que no suelas ponerle

Todas estas acciones pueden hacerse de manera paulatina para que puedas ir acostumbrándote a algo con más carga de información visual, sin dudas te vas a ver con un estilo más cuidado.



6)     Todos estos tips van a quedar a medio camino si no te encargas de controlar algo esencial:
Importantísimo la noche anterior revisar el clima del día siguiente, al ser inestable no siempre se amanece con la misma temperatura o se desarrollan de forma similar a lo largo del día. Tal vez tenías pensado un súper conjunto, pero no sería el ideal para el día próximo, podes dejarlo para cuando si sea el momento y no anticiparte... la emoción por usar algo a veces nos puede jugar una mala pasada y terminar asándonos o congelándonos y si no te sentís bien créeme, no se ve bien.

 

Listo es ahora, abrí tu placar y mira un poco lo que tenes, es importante que tengas en cuenta cual es la base de tu armario, junto con tus gustos y preferencias... si te organizas en ese aspecto vas a lograr desenvolverte mejor a la hora de vestirte y por lo tanto al momento de presentarte ante el mundo.

 

Romero Agustina

Estilista, productora y diseñadora de indumentaria.

Compartir:

Dejar una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Website o redes: (url)http://)
* Comentario:
Escribe el código
0